Viernes 23 de septiembre de 2011 Rodrigo Guerrero | El Universal

rodrigo.guerrero@eluniversal.com.mx

 

Cansado de ver siempre lo mismo en las típicas tiendas de recuerditos o souvenirs; en su mayoría productos de mala calidad y algunos otros con mensajes o imágenes ofensivos, Miguel Ángel Rodríguez dejó literalmente todo: sus estudios en Ciencias Políticas y Administración Pública, así como el trabajo que tenía dentro de una burocrática oficina de gobierno, y encaminó sus energías e ingenio a fundar su propia marca de ropa y accesorios: ¡Ay Güey!

 

Su firma está basada en parte de lo mucho que ofrece México desde su vasta cultura, nuestra historia nacional y hasta el idioma que adoptamos al momento de la colonización.

 

“Aquí es donde desfogué mi vocación frustrada de político. Al estudiar Ciencias Políticas me di cuenta de muchas cosas que había en este país pero no sabía qué hacer con ellas”, comentó desde su tienda de Satélite en entrevista con EL UNIVERSAL.

Es así como decidió crear productos de calidad premium, que a la vez defendieran la identidad del país.

“La apuesta es hacer conciencia de que sí podemos hacer bien las cosas y de que sí podemos consumir nuestros propios productos”, enfatizó.

 

Producto nacional

La idea del contenido y la iconografía de la marca surgen tras un viaje de Miguel al Caribe mexicano y comprobar que eran muy limitadas las opciones de productos nacionales para ofrecer a los turistas. “Me fui de viaje a Cancún e hice un recorrido por las tiendas de souvenirs y realmente es triste ver lo que le queremos vender a los extranjeros: playeras mal hechas, baratas, con mensajes vulgares, ordinarios, corrientes... y fue ahí donde vi un nicho de oportunidad”, enfocando sus esfuerzos en hacer piezas de calidad.

 

“Aquí hacemos todo, desde crear los diseños, seleccionar la tela, hacer los moldes, diseñar las tiendas y seleccionar los puntos de venta”, afirmó.

 

Las impresiones de las playeras están basadas en los pueblos mágicos, la gastronomía, la música, las tradiciones, entre otros tópicos.

“Con mi equipo descubrimos que a México no lo identificas por su cultura en cuanto a tecnología o ciencias avanzadas, sino a través del México tradicional de nuestros artesanos”, destacando que estos se convirtieron en su fuente de inspiración, mezclada con un toque de urbanismo que permita conocer más de dónde somos.

“Utilizamos las playeras como un vehículo para traducir la cultura mexicana y hacerla un poco más masiva, pues somos un pueblo ignorante de nuestra propia historia”, afirmó.

Es por eso que confía en que su trabajo, más que moda, puede también educar y enaltecer nuestras raíces.

“Mi misión es convertir a ¡Ay Güey! en una marca-país que nos pueda representar internacionalmente”.

 

Calidad mexicana

Con la firme intención de demostrar que en nuestro país sí se pueden hacer productos de calidad, Miguel Ángel ha incluido dentro de sus reglas como marca no incluir materias primas extranjeras o contratar extranjeros, a menos de que se trate de algo que no exista en México, es por eso que cada una de sus creaciones muestra con orgullo el lema Creado en México con la finalidad de comenzar a dar un valor agregado al nombre del país, demostrando que aquí también se pueden hacer bien las cosas y con calidad top.

 

Ha sido tal el éxito de la firma -muy buscada por los jóvenes más trendy de México-, que próximamente comenzará a exportar a diez tiendas en Estados Unidos y con la venta en Barcelona, Frankfurt y Suiza.

“Estoy buscando crear una cadena de tiendas como lo han hecho las marcas extranjeras, y tener puntos de venta en todo el mundo, ofreciendo la imagen de un México que no tiene nada que ver con la violencia”.

Para conocer más sobre esta propuesta, visita www.ayguey.com.mx.

July 25, 2014 by Alejandra Mejia